El uso de la microsectorización dinámica para optimizar la eficiencia en redes de agua

El uso de la microsectorización dinámica para optimizar la eficiencia en redes de agua

Según la Asociación Española de Abastecimiento y Saneamiento (AEAS), en España, el porcentaje de Agua No Registrada ronda actualmente el 25%. Sin embargo, a nivel mundial se estima en un 40% y, por ejemplo, en las ciudades de Latinoamérica la cifra oscila entre el 33 y el 50%. Esto quiere decir que, de media en el mundo, por cada 100 litros suministrados a la red sólo 60 son registrados en los contadores de los usuarios.

Por ello, el control del Agua No Registrada (ANR) es una prioridad para las entidades operadoras de cualquier municipio o ciudad como medida de optimización de la gestión del servicio.

Un incremento de este indicador supone un mayor uso del agua y, en consecuencia, un aumento del consumo energético. A mayor porcentaje de Agua No Registrada, menor eficiencia y sostenibilidad del sistema.

El uso de la microsectorización dinámica para optimizar la eficiencia en redes de aguaEl agua no registrada se define como la diferencia entre el volumen distribuido y el volumen registrado, es decir, el agua que se “pierde” por el camino entre la fuente de captación y el cliente final.

En un sistema soterrado, como es una red de abastecimiento urbano a la población, es imprescindible contar con un plan que controle estos activos para optimizar la eficiencia en las redes de distribución.

Actualmente, Aljarafesa cuenta con un plan de acción soportado en distintas herramientas que permiten un mayor control sobre las redes. De esta forma, Aljarafesa mejora y adapta los sistemas de información geográfica (GIS), realiza planes de infraestructuras, redes y activos, realiza modelos de inversión basados en acciones justificadas, elabora planes directores de eficiencia hidráulica como son los planes de sectorización, regulación de presiones, renovación de contadores, gestión activa de fugas e implantación de software de control de fugas, caudales y activos.

Con todas estas acciones, Aljarafesa ha conseguido posicionarse muy por debajo de la media respecto al porcentaje de agua no registrada, alcanzando alrededor de un 15%.

Dada la importancia de realizar un mantenimiento predictivo/reactivo de las redes de distribución, Aljarafesa se ha planteado dirigir sus esfuerzos para solucionar el problema de agua no registrada implantando sistemas de microsectorización dinámica, evitando la problemática de sectorización tradicional que era extremadamente costoso y difícil de gestionar.

Con la implantación de la microsectorización dinámica se permite, con un coste muy bajo, el cálculo y control de los caudales mínimos nocturnos en sectores pequeños sin modificar las condiciones normales de distribución y la calidad del agua, ya que permite actuar en base a una alerta en un sector lo suficientemente pequeño como para localizar y reparar en un breve periodo de tiempo.

 

 

 

 

 

Escudos